Antecedentes

 

Fue constituida el 14 de septiembre de 1994, con el objeto principal de: consolidar y difundir el conocimiento y ejercicio profesional moderno y actualizado de la auditoría integral y al desempeño en los sectores público, privado y social de nuestro país y de promover la investigación y desarrollo metodológico de estas disciplinas.

Su membresía actual está integrada por 98 académicos, que son profesionales de alto nivel pertenecientes a las disciplinas de: Contaduría Pública, Ingeniería, Arquitectura, Derecho, Economía y Administración de Empresas, entre otras.

La Auditoría Integral es la evaluación multidisciplinaria, independiente y con enfoque de sistemas, del grado y forma de cumplimiento de los objetivos de una institución, pública o privada, de la relación con su entorno, así como de sus operaciones, con el objeto de proponer alternativas para el logro adecuado de sus fines y/o el mejor aprovechamiento de sus recursos. Se lleva a cabo por profesionales o especialistas de diversas disciplinas relacionadas con el objeto de la auditoría.

La Auditoría Integral se conoce en otros países como "Value for Money Audit" en Inglaterra; "PERFORMANCE AUDIT", en los Estados Unidos y "COMPREHENSIVE AUDIT" en Canadá.

Por su parte, la Auditoría al desempeño" se enfoca a evaluar la actuación de una empresa en su conjunto, a la luz de los factores de desempeño que se consideran críticos, para cumplir con su misión, en los términos de su visión. Todo esto con una actitud propositiva.

La AMDAID ha emitido hasta ahora: 12 boletines técnicos que contienen las disposiciones normativas de la práctica profesional de estas disciplinas, 7 guías para el desempeño de la práctica en áreas específicas y 3 Publicaciones Especiales. Dispone además de un Código de Ética y de sus Estatutos.

La responsabilidad del gobierno de rendir cuentas a la sociedad sobre la aplicación de los recursos, no sólo involucra la cuantificación de los recursos aplicados sino además, que estos se hayan aplicado bien y hayan sido eficaces para consolidar bienes y servicios de calidad que repercutan en beneficio de la colectividad.

En este sentido, resulta una prioridad para el Estado asegurarse de que las dependencias y entidades paraestatales están cumpliendo con eficiencia, eficacia y economía los objetivos para lo que fueron creadas ya que de ello depende la confianza y credibilidad de la sociedad en las Instituciones y así el gobierno refuerza la legitimidad y el consenso que son condición esencial para el logro de la estabilidad económica, política y social.

Actualmente, existe una sociedad más atenta y vigilante de los actos de gobierno que exige transparencia y honestidad en el manejo de los recursos, así como garantía y certeza de que las entidades públicas están cumpliendo con su función. Para el logro de estos propósitos, la práctica profesional de la auditoría integral constituye una herramienta insustituible, misma que ha demostrado su utilidad en otros países, entre los que destaca Canadá, en donde hace más de 20 años se viene aplicando en el sector público.